Menú

sábado, 18 de febrero de 2012

Romance del desengaño

 Si deseas visitarme,
ignoras cuánto me halaga
que me regales tu tiempo,
que me cuentes tus hazañas.
Si deseas visitarme,
corre, que la puerta es ancha,
navega entre los delfines
o vuela entre las gaviotas.
Ven, si quieres, no demores.
En la alforja nada pongas,
ni primorosos objetos,
ni licores ni esmeraldas.
Pero no vengas con trucos,
te lo ruego, si me estimas;
no te traigas subterfugios
y aún menos las mentiras;
la vanidad no acarrees,
ni poses ni egolatrías.
No vengas para inquietarme,
pues herirás la armonía.
Ven como tú eres: amable,
sublime por tu franqueza.
Ven humilde como un astro
que trasciende la apariencia,
que ilumina los metales,
que permite la experiencia.
En verdad, poco te ofrezco:
el calor de la candela,
tomillo, almizcle y té,
y buena dosis de holganza;
luengas conversaciones o
el silencio ante la hogaza;
tierno canto de gorriones
o bramido de tormentas;
olor de campos antiguos
con verdores de manzanas...
Y si deseas quedarte,
princesa, qué no daría
por domar al desengaño
y abrazarme a tu alegría.

José Urbano Priego © 2012

8 comentarios:

Antonio Fernández López dijo...

Hermoso romance. En esta tierra tenemos una importante exsperiencia en romances. El último, que a mí me sigue alucinando, ubn tal Federico garcía Lorca, paisano y7 legendario. Como ves, aquí ando reswapondiendo a los amigos. Vivimos tan cerca que casi nos tocamos. Espero que estés bien y tengo que decirte que, sobre nuestro tema común de Al-ándalus, LA MANO DE FÁTIMA, que no es demasiadso original porque casi todo lo que cuenta ya estaba dsicho, me pareció una novela interesante y sé quer se le ha dado bastantew difusión, lo que no derjaq de tener interés para mí. Un abrazo, amigo

INMA dijo...

Una hermosura, qué bueno que volviste a escribir! Espero que todo te vaya bien, un abrazo grandote amigo

José Urbano Priego dijo...

Querido Antonio: Muchas gracias por tu comentario. Tienes razón, España está hecha a base de romances. Federico, magistral. Por el contrario, el autor de La Mano de Fátima no es santo de mi devoción, pero cuenta con mi reconocimiento. Y tú, amigo, escribe mucho. Nos lo debes. Un abrazo.

José Urbano Priego dijo...

Querida Inma: Muchas gracias de nuevo por tu valiosa opinión. He estado un tiempo muy ocupado con mis estudios en la UNED, y no fui capaz de conciliar ambas actividades, pero lo conseguiré InshaÂllah. Un fuerte abrazo.

INMA dijo...

Mi amigo, ya sé que andas ocupado con tus estudios, una lucha ardua y a la vez enriquecedora, pero se te echaba de menos y por eso mi alegría al encontrar este romance maravilloso, que por cierto, lo llevé a mi blog, míralo y ya me dices si algo no está de tu agrado
Besazo estudioso

PiliMªPILAR dijo...

Pues no te haremos esperar, y ya, a compartir raciones de té, romero, tomillo y yerbabuena.
Luego, abrazaremos tu alegría.
'que se me asustan las penas,
se me anubla el pensamiento
con 'verdores de manzanas'
y aromas que arrastra el viento'
(del otro "Romancero pseudo gitano" de Aragón)
Un abrazo, José.
((y tb gracias por tu visita))
Sigue en esta línea poetizante, que se te da olé de bien.

Ferdhaus dijo...

¡precioso!

Ferdhaus dijo...

Ven, si quieres, no demores.
En la alforja nada pongas,
ni primorosos objetos,
ni licores ni esmeraldas.
Pero no vengas con trucos,
te lo ruego, si me estimas;
no te traigas subterfugios
y aún menos las mentiras;