Menú

martes, 21 de junio de 2016

Ramplonería

Añoro la finura
de aquellas personas
sabias, afables,
que antaño alumbraban,
cual viviente poesía,
y hoy acaso malviven
arrinconadas por la turba
insolente, envanecida.

¿Qué perdura
del aliento de Unamuno,
nuestro austero maestro,
sino esta infame tropa
de voces sordas
que solamente alardea,
que no arguye, pontifica,
sino esta honda ignorancia,
sino este griterío insufrible
que todo lo anega?

José Urbano © 2016