Menú

viernes, 3 de junio de 2016

Haiku 160603

Yermo, aprendiendo
a no languidecer
sin su rocío.

José Urbano © 2016

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso haiku, Jose. Gracias. Mónica.

JOSÉ URBANO PRIEGO dijo...

Muchas gracias, Mónica, de corazón. Celebro que te guste y que visites mi blog.