Menú

miércoles, 24 de junio de 2015

Sinécdoque

Mi parte que te busca
es la parte incombustible;
mi parte que te espera,
a pesar de todo,
es la ilusa incorregible.
Mi parte que te piensa
casi a todas horas,
la que pena y desespera,
es mi odiosa parte incontenible.
Mi parte que te ensueña
en las noches de lluvia,
en los duermevelas vagarosos
de las tardes de ayuno
es la incauta que delira,
la parte más imprevisible
de la sinécdoque donde habito,
contrito por los yerros,
maldito por este mal,
bendito por el recuerdo,
mientras barrunto la quimera:
Ahora es demasiado tarde,
(a)dorada princesa,
para festejar en la cumbre,
para llevarte el equipaje.
José Urbano © 2015

No hay comentarios: