Menú

sábado, 20 de diciembre de 2014

La noche que canté a un prefijo

La noche que canté a un prefijo
no aludía a la Gramática,
tan erudita y culta,
sino al navío encallado,
enredado por el tiempo
entre las algas del olvido.

Dije des de desaliento,
des de desengaño
y otros más, deslavazados.
Digo des de desamor,
des de desazón,
des de desconsuelo.

¡Oh, resignado bajel,
retoma el remo, por Allâh!
Renueva bríos, campeón,
que los puertos te recuerdan
con redobles de laúd
y licores de laurel.

José Urbano © 2014

No hay comentarios: