Menú

miércoles, 16 de enero de 2013

Si fuese muerto ya mi pensamiento


Aquí os dejo este soneto que deseaba dejar escrito desde hace tiempo. Es tristón, lo sé, es lo que tiene ese tema. Pero que nadie se preocupe, no es una despedida, ni mucho menos. 
He tomado prestado el primer verso del soneto compuesto en el siglo XVI por Diego Hurtado de Mendoza, un poeta que me inspira, y a quien admiraría si no hubiera estado en la masacre de las Alpujarras (1568-1571).
Abrazos.

Si fuese muerto ya mi pensamiento
y esta carrera vana ya acabara,
no veas tormenta, sino mar clara,
que fausto voy al viaje, sin lamento.

Te pido solo, como testamento,
generoso perdón por cuanto errara.
Lávame y déjame bajo la jara,
que moruno es, de Allah, este aliento.

Mas leal sigo a mi linaje honrado,
humilde, limpio como la ajedrea.
Ruego no se vea por mí agraviado.

Y déjame descansar donde sea:
en Sevilla, junto a Ahmed, mi hijo amado,
o en la Alhambra, do la perdiz llanea.

José Urbano Priego © 2013

1 comentario:

PMPilar dijo...

'Y séate el descanso fiel compaña
en cuanto buen lugar así apetezcas.
Que de alhamas y fuentes va nutrido'


Belleza, pura belleza, José

Un abrazo