Menú

miércoles, 8 de agosto de 2012

Brisa africana

A Hajar Fawzi

Hela ahí,
de nuevo,
vaporosa, envolvente,
tibia, pertinaz.
¿A qué vienes,
oh, ninfa candorosa?
Aire ardiente,
hiriente,
que viene y va:
brisa africana te dicen
y por algo será.

Si del África vienes
con olor a mujer,
háblame de mi amada,
hija de Marrakech.

Si mensajera fueres
de mundos sutiles,
oh brisa efímera,
oh gaviota emigrada,
ve, ven, lleva y trae;
¡vuela!,
pues pasajera eres
y partirás,
inexorable,
al atardecer.
Y dejarás,
de nuevo,
mi huerto sediento
y mis huesos exhaustos.
Y el alma helada,
al amanecer.

Reanudo, paciente,
la dulce espera;
absorto, recompongo
los viejos versos
de mi camino;
invoco, postrado,
todas las plegarias,
y me derroto, azaroso,
agradecido,
ante mi sino.

Si del África vienes
con olor a mujer,
háblame de mi amada,
hija de Marrakech.

José Urbano © 2012

2 comentarios:

INMA dijo...

Deliciosa brisa africana amigo, siempre que te leo haces que me emocione y que se me pongan los pelos de punta.
Gracias por estos momentos sublimes.
Lo llevaré a mi blog, tengo muchos amigos que te siguen muy de cerca y esto lo tienen que saborear, espero que no te moleste.

Un abrazo grandote y solidario.

José Urbano Priego dijo...

Te agradezco en el alma tu opinión, siempre tan generosa hacia mi persona, y que difundas mis versos a través de tu maravillosa página. ¿Molestarme? ¿Cómo podría molestarme tu amable gesto de compartir? Es para mí un honor, querida Inma.
Abrazos.